[FISL14] Tecnología e Innovación de FISL en la Escuela

Tal vez no lo sepa, pero cuando escucha el pronóstico del tiempo en su ciudad en la radio o la televisión, la temperatura informada no es lo misma que la de su calle o su barrio. Esto se debe a que esa información se obtiene de una estación meteorológica instalada normalmente en un aeropuerto y no considera, de esta manera, todas las diferencias que existen entre los diferentes micro-climas en diferentes zonas de una ciudad.

Este fue uno de los estímulos que llevó al profesor Rafael Pezzi, del Instituto de Física de la UFRGS , a iniciar un proyecto educativo sin precedentes en el Colegio de Aplicación, con el apoyo del profesor Rafael Brandão: la construcción de estaciones meteorológicas para estudiantes de secundaria y a posterior el análisis de la información obtenida. El proyecto fue presentado en FISL en la Escuela, en el espacio Paulo Freire.

La conferencia comenzó con un vídeo, donde el profesor Rafael, los alumnos y varios profesores, introdujeron varios conceptos fundamentales para la comprensión del proyecto, tales como los recursos educativos abiertos, un término acuñado por la UNESCO en 2001 que designa materiales y herramientas educativas que pueden ser usados, estudiados, modificados y redistribuidos libremente.

Pezzi cita tales características como ventajas sobre los materiales tradicionales de enseñanza, como los libros que, por lo general, no pueden ser modificados y distribuidos, o algunos aparatos electrónicos, cuyos fabricantes deliberadamente ocultar el nombre de algunas piezas, impidiendo su estudio y modificación. Durante la conferencia, fue citado el sitio que es una necesidad para cualquier persona que quiera saber más sobre el asunto.

Los recursos educativos abiertos son el punto clave para la construcción de lo que Rafael denomina Ciencia Ciudadana, que es la participación de los ciudadanos en el proceso de descubrimiento científico y la Ciencia Abierta, que se refiere a la disponibilidad inmediata de los métodos y resultados de la investigación, lo que rescataría los valores originales de la ciencia.

A través del Centro de Tecnología Académica, el Instituto de Física ha desarrollado varios recursos educativos abiertos, como LabFis una distribución GNU/Linux basada en Debian con varias herramientas esenciales para la enseñanza de la física que se puede utilizar desde una memoria USB, y el proyecto de construcción de estaciones meteorológicas modulares.

El diseño de las estaciones es ambicioso: Pezzi quiere poner una estación en cada escuela pública en la capital del estado, que, según él, podría contribuir a la elaboración de un mapa más elaborado de los microclimas de Porto Alegre.

Cada estación consta de dos partes: un Arduino y el circuito auxiliar con sensores. Los datos recogidos se almacenan en una mini-PC con Linux, que tiene un servidor web, lo que permite visualizar la información. El costo de la estación, que varía de alrededor de R$500, es mucho menor al de una profesional, que puede pasar con seguridad de R$10.000 y, aun así, el proyecto proporciona datos relativamente precisos.

Otro punto fuerte es que todo el sistema funciona con software libre, está disponible para todas las escuelas interesadas, que además de no tener que invertir una pequeña fortuna en software privativo especializado, pueden modificar y adaptar los planos originales a sus necesidades.

La mayor ventaja del proyecto es la capacidad de despertar el interés de los alumnos que, en general, están desmotivados para las clases de física que, a menudo, se reducen a fórmulas. Con el proyecto, los estudiantes ejercen en la práctica, los conceptos de la electrónica y de programación y buscan, en función de sus necesidades, las tan temidas expresiones matemáticas necesarias para resolver algún problema.

El proyecto tiene un gran potencial y puede, en el futuro, servir incluso de indicador de la calidad del aire y de nuestra salud.

softwarelivre.org/fisl14