Organizaciones frente a la dominación tecnológica (Pequeña Crónica)

El miércoles 22 de septiembre de 2010 en el Hotel Bauen, varias organizaciones se reunieron en un taller conversatorio convocado por los compañeros de Código Sur llamado “Movimientos sociales y nuevos medios de comunicación frente a la dominación tecnológica”, que tuvo por objetivo reflexionar sobre “la consolidación de visiones, conceptos y recursos que estén en correspondencia con nuestros objetivos emancipadores”. (http://codigosur.org/leer.php/8751420)

En ese taller, la asociación Solar – Software Libre Argentina, tuvo la oportunidad de participar moderando el debate y realizando aportes en su momento mas ’conversatorio’, por lo que compartimos aquí algunas de las nociones e interrogantes que atravesaron los abordajes de los invitados al debate.

1. La coherencia entre las luchas y las herramientas para llevarla adelante

La problemática en la que se ven insertos los colectivos y movimientos sociales en lucha es clave: ¿como lograr la coherencia entre los objetivos liberadores y emancipadores, y el uso de tecnologías que los respeten? A esa pregunta respondió Santiago Hoert (parte de la coordinación de Código Sur) organización que plantea el uso de Software Libre como parte de las elecciones que hacemos para definir “el tipo de mundo que estamos construyendo” y no desde su perspectiva técnica. De esta forma, a partir del ejemplo de Cyclope3 (CRM liberado por Código Sur como Software Libre) Santiago propuso un uso crítico de la tecnología, y recordó -en consonancia con el resto de los invitados- que la llamada ’brecha digital’ es una brecha social y previa.

2. El uso de las tecnologías en espacios de comunicación

“La comunicación es un eje estratégico en el cambio social y en la construcción del frente popular”, así comenzó Carina López Monja (Prensa de Frente, Frente Popular Dario Santillan), quien sostuvo que comunicar es importante tanto hacia afuera -por la propia practica de la intervención y el debate- como también hacia adentro de los colectivos, en tanto la comunicación construye nuevos espacios . Sostuvo, que las nuevas tecnologías no reemplazan los espacios democráticos formados “desde abajo”, aunque reconoció el potencial del rol de estas nuevas herramientas que pueden permitir (como sucedió en el 2002) nuevas formas eficaces de convocatoria en favor de la comunicación popular.

De igual tenor fueron las contribuciones de Fabiana Arencibia (Red Eco Alternativa, Red Nacional de Medios Alternativos) al traer al debate la cuestión del rol de estas tecnologías que, a su juicio, no hacen surgir los espacios de comunicación sino que -en todo caso- contribuyen a su desarrollo y a su permanencia. A través de diferentes ejemplos (Walsh con su maquina de escribir, o el Subcomandante Marcos desde Internet), problematizó el uso de las TICs recordando que son las redes humanas las que las utilizan y no las tecnologías las que “dan a luz” a las relaciones humanas. En concordancia con Carina, Fabiana advirtió la importancia de poner el cuerpo en el territorio en el que se trabaja.

Por su parte, Jorge Benedetti (Asociación Nuestra América) aportó la dimensión de las luchas contrahegemónicas que se dan desde el punto de vista del lenguaje y del contenido de lo que comunicamos. Alentó fuertemente a pensar sobre el uso de las palabras que elegimos al hacerlo, ya que a veces utilizamos los mismos conceptos que proponen las ideologías que combatimos. La clave, sostuvo, es reconocer el papel de los medios en esta construcción de la realidad mediada por una ideología hegemónica, ya que para Jorge “la palabra traiciona” porque refleja intereses, y estamos formados en un lenguaje que no siempre explicita el sentido que queremos darle. “Solo hay liberación de discurso con práctica liberadora” aseguró, y rescató el papel del Software Libre en la consecución de esas practicas, que se contraponen al discurso hegemónico de la información como mercancía y como entretenimiento.

3. El contexto de las luchas

Dando cuenta de la trama en la que se expresan las experiencias de luchas y a los mecanismos de resistencia de los diferentes compañeros del Taller, José Ramón Vidal (Cheito – Coordinador del Programa de Comunicación Popular del Centro Memorial Martin Luther King Jr. de Cuba) propuso a su vez alejarse de los “cuentecitos” sobre las nuevas tecnologías, que intentan -incluso a través de esfuerzos académicos e intelectuales- confundirnos haciéndonos creer que son las propias tecnologías las que nos dirigen hacia el desarrollo, cuando en realidad es el ser humano el que le da su sentido. El desenvolvimiento de las TICs, explicó, fue resultado de i) las demandas del mundo militar (en el marco de la guerra fría), ii) las del mundo econçpmico (por la ’globalizacion’, la super concentración y transnacionalización del capital que busca circular), y iii) las demandas de la ciencias para procesar mayor información (como el caso de la biotecnología y su relación con la bioinformática). Cheito no dudó en aclarar “las TICs son impulsadas desde el desarrollo capitalista y son a su vez -ahora- sus impulsoras”. También advirtió que las redes, además de apostar a la maximización de las ganancias, también pueden actuar (post 11 de septiembre) como mecanismo de control, por lo que queda claro que las tecnologías no surgen solas sino que son el resultado de interrelaciones complejas.

4. La propuesta

Teniendo en cuenta las experiencias y su contexto, la propuesta de Cheito es: estar atentos para combatir el discurso que “nos impulsa a seguir un modelo de uso y consumo de las tecnologías que responde a una formación económica y social y que es funcional, a su vez, a un esquema de organización del mundo” que no es el que defendemos. Asimismo, sugirió mantener un equilibro entre la fascinación sobre las nuevas tecnologías y el absoluto rechazo, a partir de dos ideas: por un lado el “uso con sentido de la tecnología” que significa problematizar la propuesta de su consumo y repensar el ’para qué’ usarla, y qué elementos son útiles para nuestra lucha y cuales no. Por otro lado “la apropiación social de las tecnologías”, vale decir, que éstas ayuden y beneficien aún a aquellos que no las utilizan, propendiendo no a su uso individual sino al uso y redefinición social de aquellas.

Entendemos que el Software Libre tiene mucho que aportar desde esta perspectiva en la medida en la que propone usuarios que son a su vez productores permitiendo una apropiación de la herramienta tecnológica y su uso con sentido; así como la consideración de la información y conocimiento como un derecho y bien social, fuera del control de los regiones y países que definen los sentidos en la que éstas se desarrollan. En países periféricos como el nuestro y en este momento de reestructuración capitalista, estos debates nos recuerdan la importancia de la re-apropiación y re-creación de los usos de las nuevas tecnologías en favor de nuestras propias luchas y de nuestra propia historia en respuesta, como bien dijo Cheito, “a los cuentecitos que nos quieren hacer creer”.

 

SoLAr (por Veronica Xhardez)