[JRSL2010] Entrevista a María Elena Casañas

María Elena Casañas es una ex-abogada; ya no ejerce más la “abogacía de trinchera” según sus palabras. Es que desde hace algunos años comenzó a brindar charlas para divulgar qué es el Software Libre y los beneficios, entre las personas que como ella no tienen amplios conocimientos de informática, o no saben nada del tema. En pocas palabras, una militante del Software Libre.

Casañas está participando de las Jornadas Regionales de Software Libre que se están realizando en la ciudad de San Luis, Argentina.

Desde el año 2005 Casañas (oriunda de Capital Federal) brinda charlas y talleres a grupos de interesados, y a donde la inviten, sobre temas relacionados con el Software Libre (SL). Según ella, y también podemos afirmarlo nosotros, su propuesta ha tenido éxito debido al lenguaje no técnico que utiliza al presentarse frente a los auditorios repletos de gente. Pero mas alla de eso, esta militante del SL nos comenta lo muy a gusto que se siente en participar en eventos de este tipo y en difundir algo que le parece valioso, que es el Software Libre, “que no es una cuestión técnica, sino socio-política, filosófica, ética”.

Y también porque me encuentro con mucha gente joven, y eso, a los que tenemos algunos añitos nos rejuvenece. Es un feed-back que estoy recibiendo de los jóvenes. Ellos no se dan cuenta, pero yo los vampirizo. Recibo un poco de energía de cada uno de ellos, ni lo notan”, comenta Casañas con aires de chiste.

Las motivaciones

Toda persona que milite y difunda el Software Libre, lo hace por una motivación, ya sea personal o grupal. Y María Elena nos cuenta la suya: “mi motivación no fue una apreciación de tipo técnico, no estoy capacitada para hacerla. Me empezó a gustar cuando comencé a indagar un poco, toda la enorme proyección que tiene el software (libre o no libre). El software tiene una enorme proyección en nuestras vidas porque a permeado todo. Y principalmente en el aspecto que más nos preocupa, esta presente en todo lo que tenga que ver con la comunicación, el intercambio de saberes, todo lo que tenga que ver con eso fantástico que nos ha dado Internet, para poder comunicarnos e intercambiar conocimiento con el resto del Universo”.

Pero además de su militancia, Casañas considera que esto es una batalla eterna en la que la lucha por parte de cada uno de nosotros (por mas mínima que sea) es primordial. Y ella lo explica de la siguiente manera: “los mediadores del Universo, que han existido siempre, no aprecian demasiado que el pueblo sea muy culto. Porque al pueblo culto se lo domina, pero a un pueblo no-culto se lo esclaviza fácilmente. Entonces, el acceso a la cultura siempre de alguna manera ha encontrado a quien le puso obstáculos.

Hoy con las herramientas tan poderosas que tenemos para el acceso a la cultura, se han desatado formas feroces que utilizando el tema de la propiedad intelectual tratan de cerrar los caminos, para que la mayor parte de la gente no pueda acceder a la cultura, al conocimiento. Esto me ha preocupado mucho, el Software Libre es una de las respuestas a este problema”.

Todo esto fue decisivo para esta “luchadora”, que luego tomó  la senda práctica, es decir, poner en su máquina todo lo que le permitiera desechar lo que no le permitía un real acceso a la cultura y al conocimiento. “Por ello decidí migrar al Software Libre, un proceso que vale la pena recorrer”, afirma Casañas y prosigue, “y con buen ánimo, siempre que la meta este fuera de lo técnico, se puede alcanzar perfectamente a la migración y un día se van a dar cuenta que ya no necesitan más Windows”.

Una anécdota

Fiel a su carisma y buen sentido del humor, María Elena nos cuenta una de las experiencias que más la marcaron y le hicieron darse cuenta del buen camino que estaba tomando. “En una época estaba dando clases a personas mayores. Y me encontré con una persona mayor, como yo. Esa persona accedía por primera vez a una computadora. Y los problemas que solía tener para aprender a manejarla, por supuesto que insistí con Software Libre, eran los mismos que tenía una persona que estaba aprendiendo, de igual grado, con Windows. O sea, los problemas son los mismos”.

El problema del migrante, es que tiene que desaprender lo aprendido, perder los hábitos, los reflejos. Pero eso nos pasa a todos. Por ejemplo, las palancas de cambio en los automóviles, antes venía en el volante. Luego esto cambio para pasarla al piso. Y los que estábamos acostumbrados a manejar con la palanca al volante, durante una semana o 10 días anduvimos manoteando el aire. Bueno acá es mas o menos lo mismo, cuando pasamos de Windows al Software Libre, andamos manoteando el aire hasta que aprendemos a manejarlo”.

Sus expectativas

Que cada vez mas gente conozca el Software Libre, que comprendan de que se trata, que no es una cuestión de tecnologías, que tiene una proyección social y en la educación. Además en el Estado es muy importante para la seguridad nacional. Todo eso se va logrando en las Jornadas Regionales de Software Libre. Esto se va cumpliendo, cada vez viene mas gente a las charlas como la mía, las que nada saben”.

De esta forma, María Elena Casañas nos enseña de forma muy simple, el porqué es importante que comencemos a pensar en materia de Software Libre. Y para finalizar, una frase célebre de Casañas en la que define lo que para ella es el Software Libre: “es una de las herramientas, pero no menos importante, que posibilita el crecimiento social”.

 

Suplemento de Ciencia y Tecnología de la Agencia de Informaciones del Mercosur