Investigación de las TIC: preservar los datos digitales de Europa para las generaciones futuras

En palabras de Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión responsable de la Agenda Digital, “la información digital es extremadamente valiosa, pero también extremadamente vulnerable. Cualquiera que se haya visto en la imposibilidad de acceder a fotos familiares o a antiguos documentos conoce bien la frustración que supone tener que enfrentarse a tecnologías incompatibles. Estoy muy ilusionada con el potencial que ofrecen los instrumentos y técnicas del programa CASPAR para garantizar en el futuro de forma sostenida la calidad de cualquier información que sea valiosa y la posibilidad de acceder a ella“.

La tecnología digital ha conseguido revolucionar nuestra forma de tratar los conocimientos y la información, especialmente en ámbitos científicos tales como el de la astronomía o el de la climatología, que se basen en un análisis cuantitativo de largas series de datos correspondientes a largos períodos. Así, por ejemplo, hace ya varias décadas que se han venido registrando pruebas de la influencia de las actividades humanas en el calentamiento global. A pesar de la evolución que han experimentado las tecnologías de registro de datos, desde las tarjetas perforadas y las cintas magnéticas hasta la computación en nube en grandes servidores, sigue siendo de capital importancia para el avance científico disponer en el futuro de la capacidad necesaria para acceder a la información y comprenderla en un contexto de tecnologías en evolución.

Hoy día se codifican digitalmente enormes cantidades de datos extraordinariamente diferentes. Algunos tipos de datos son similares a los documentos impresos: las bibliotecas los conservan en un estante y la gente en el futuro podrá retirarlos de ese estante y leerlos. El equivalente digital será poder acceder en el futuro a un fichero de tratamiento de textos e imprimirlo. Sin embargo, el resto del mundo digital no es así. Por ejemplo, el simple hecho de poder imprimir los números que nos llegan de los satélites de observación de la Tierra no resulta suficiente: la gente sería capaz de leer los números, pero no podría comprenderlos.

El programa CASPAR aborda una extensísima gama de cuestiones relacionadas con la conservación de todo tipo de información codificada digitalmente y con la forma de utilizarla en el futuro. El programa puede describir los datos lo suficientemente bien como para que los números puedan extraerse en el futuro (el equivalente de poder imprimirlos). CASPAR, además, garantiza que los números, y las relaciones entre ellos, puedan comprenderse y utilizarse fácilmente en cualquier software -y para cualquier investigación- que los científicos puedan desear en el futuro.

Los métodos que emplea CASPAR se han probado con éxito con diferentes tipos de datos procedentes de la ciencia, del patrimonio cultural y de las artes escénicas contemporáneas.

El software de fuente abierta de CASPAR puede descargarse gratuitamente y se halla disponible para que su desarrollo desemboque en aplicaciones comerciales.

En la próxima Conferencia ICT 2010, que se celebrará en Bruselas del 27 al 29 de septiembre de 2010, se presentarán más experiencias de investigación de las TIC financiadas por la UE cuyos resultados han constituido un éxito.

Segu-Info