Ejemplo práctico de por qué es mejor el software libre que el privativo

Kim Cascone es un compositor estadounidense de música electrónica. Durante todos sus años como profesional, ha utilizado un equipo de Apple para llevar a cabo sus tareas. Está claro que no es un usuario corriente, sino un profesional que utiliza el ordenador para trabajar y por tanto ganarse la vida.


Kim Cascone

Esta es su experiencia contada por él mismo:

 

“La computadora de Apple funcionaba tanto como estudio de sonido y como instrumento en el escenario. He trabajado así durante diez años, siguiendo fielmente el sendero de actualizaciones fijado por Apple y los diversos desarrolladores de software que uso.

Actualizar continuamente requería un compromiso financiero por mi parte. (…) cargué mi Dell con una selección de aplicaciones para audio en Linux y me lo llevé de gira como solución de emergencia por si fallaba el PowerBook. El Mini 9 podía reproducir cuatro pistas de audio de 24 bits/96 kHz con efectos — no está mal para un netbook.

La solución a mis problemas financieros estaba clara, y me compré un Dell Studio 15 de segunda mano, instalé Ubuntu, y lo configuré para producción de sonido y administración de la empresa. El coste total fue de unos U$S 600 por la portátil más una donación a un desarrollador de software — bastante lejos del precio de U$S 3.000 y las semanas de tiempo que me hubiera costado seguir atado a Apple. Después de un par de meses de uso continuado, no tengo problemas con mi portátil o con Ubuntu. Ambos han trabajado sin fallos, de forma estable y fiable.”

 

Cada uno que saque sus propias conclusiones.

 

PillateUnLinux