Cuba se lanza de lleno al mundo del software libre

El ministro de Informática afirma que hay “tiene planes” para liberar el acceso a Internet.


(La Habana) – El Gobierno cubano ha presentado en la Feria de Informática que tiene lugar en La Habana esta semana un nuevo producto basado en el sistema operativo Linux como parte de la apuesta oficial por el software libre y su defensa de la “soberanía” informática en la isla.

El nuevo sistema, llamado Nova, fue creado por estudiantes y profesores de la Universidad de las Ciencias Informáticas de La Habana (UCI) y su misión es facilitar el proceso de “emigración” del Windows al software libre que comenzó el país en 2005.

Según ha dicho a corresponsales extranjeros el líder del proyecto, Angel Goñi, el sistema permite utilizar aplicaciones modernas en una interfaz sencilla y trabajar con las máquinas obsoletas que todavía abundan en la isla, aunque no es “la plataforma” definitiva de Cuba para “emigrar al Linux”. “Cuba, por el bloqueo (estadounidense) y toda la situación económica, todavía tiene en funcionamiento computadoras que en otros lugares del mundo son basura”, explicó Goñi, al admitir que el país no puede “desaparecer” esos ordenadores que aún funcionan y son útiles.

El ingeniero de 24 años, señaló que la isla tiene máquinas “que no están en línea con el desarrollo de los sistemas operativos que exigen cada vez más recursos de hardware de la tecnología” y no está preparada “para seguir ese ritmo de adquisición”.

En su opinión, Nova es solo una de las caras de una “intencionalidad política” para cambiar de software y escapar de las restricciones para comprar programas y actualizaciones que impone el embargo comercial y financiero que Estados Unidos a la isla desde 1962.

En 2005 Cuba inició su “emigración a software libre y plataformas de código abierto en general”, después de que el Consejo de Ministros decidiera “comenzar paulatinamente” el traslado de las instancias de la Administración Central del Estado a la nueva tecnología.

La Aduana General, los ministerios de Educación Superior y de Comunicaciones y todas las universidades cubanas empezaron a utilizar a partir de ese año las nuevas plataformas en calidad de “organismos pilotos”. Según el decano de la Facultad de Software Libre de la UCI, Héctor Rodríguez, actualmente más de un 80 por ciento del sector académico, empresarial y científico llevó sus “servicios telemáticos” a ese sistema.

Rodríguez indicó que el 20 por ciento de las computadoras del país utilizan esa plataforma en el área de servidores, pero piensa que dentro de cinco años podría ser que “se haya revertido la situación completamente” y que Cuba “pueda exhibir más del 50 por ciento de sus escritorios emigrados”.

“Vale que no tengamos bloqueo, pero nosotros necesitamos desarrollar nuestros productos”, resaltó el decano, para quien esta política “garantiza” la seguridad, independencia y soberanía tecnológica de la isla, aún cuando el embargo desaparezca.

Por su parte, el ministro cubano de Informática y Comunicaciones, Ramiro Valdés, celebró esta semana el uso de las plataformas abiertas dentro del marco de la Convención Informática de La Habana, y aseguró que “indudablemente es un tema muy importante para tener el logro de un mayor control” en el proceso informático del país. “Los sistemas de plataforma abierta (…) nos permiten, en la medida que se vayan dominando todas estas técnicas y se siga profundizando en ellas, lograr una mayor inviolabilidad en los procesos de informática”, dijo a los periodistas el comandante Valdés, ex ministro del Interior.

Desde su punto de vista, será “un proceso que no termina”, pero por lo pronto la isla pretende avanzar “más rápidamente” en 2009 que lo alcanzado hasta el momento.

Valdés, también ha afirmado que no hay restricciones de “concepto” para el acceso de particulares a Internet, sino limitaciones económicas y tecnológicas que van a “cambiar” con el cable de fibra óptica que conectará a la isla con Venezuela.

“No está excluido como concepto (…) está excluido a través de las limitaciones tecnológicas, económicas y del ancho de banda”, dijo Valdés a periodistas sobre la posibilidad de que las autoridades abran la conexión a la red a todos los cubanos.

La entrada de los particulares a Internet se ha limitado, según el Gobierno, por las medidas del embargo que Estados Unidos aplica al país, que limitan las condiciones y la calidad de la conexión. Según el comandante Valdés, ex ministro de Interior, las autoridades tienen “planes” para extender la conexión y de hecho ya existe la “Red Cuba”, un mecanismo para que “la población pueda acceder a través de lugares colectivos, en primer lugar”.

El ministro recordó que “determinados sectores”, como los periodistas y los científicos, tienen posibilidades para acceder directamente, y que para el resto “se está tratando” de facilitar el acceso “a través de servicios colectivos”.

“Si nosotros hacemos todo eso como se dice que hay que hacer y que en realidad está en nuestras proyecciones, tiene la restricción digamos del ancho de banda”, añadió. No obstante, aseguró que el proyecto de cable de fibra óptica submarino que conectará a Cuba con Venezuela y que puede estar en operación en menos de dos años “va a cambiar eso”.

Resaltó que los dos países trabajan en el diseño e implantación de la red de fibra óptica submarina, y añadió que se trata de un proceso “bastante complicado” que, además, incluye combinará después la utilización de la fibra con el satélite “Simón Bolívar”.

“Es un trabajo que venimos realizando de conjunto no solo Cuba y Venezuela, sino el conjunto de los países de Latinoamérica”, dijo. Valdés asistió hoy a una conferencia del secretario general de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), el maliense Hamadoun Touré, en el marco de la XII Convención Internacional de Informática de La Habana, inaugurada el lunes.

Según destacó, Cuba trabaja en “aumentar mucho más” la cultura informática de la población y la “participación de la ciudadanía” mediante iniciativas colectivas como los “Joven Club de Computación”, locales comunitarios abiertos a todos los cubanos.

 

lavanguardia.es